Germán Ortega, arrepentido por no haberse ido a Hollywood